Vio y escuchó lo que otros no

Foto internet

A pesar del alto rechazo al sector político tendremos que elegir un presidente

Nos queda elegir bien.

Publicado: 2021-04-08


Lo que no podemos negar es que, a escasos días de las lecciones para elegir a nuevo presidente y nuevos miembros de un Congreso desprestigiado, el rechazo de la ciudadanía contra el sector político y las personas que se han dedicado a hacer política es, sumamente, alto que linda con el odio y el desprecio por la situación en que han puesto a esa ciudadanía: desigualdad y pobreza ante una pandemia que el sector político y sus técnicos no pueden controlar.

El rechazo enorme contra ese sector político (no digo clase porque no existe en el Perú dicha clase) no es casual ni imprevista; sino que, por el contrario, viene ya desde tiempo atrás desde cuando el electorado fue engañado y hasta traicionado por aquellos “políticos” en quienes confió la población dándole el voto y, de esta manera, llegar a dirigir el país en bien de la mayoría. Pero no lo hizo.

Hasta antes de la corruptela destapada por un equipo de fiscales a quienes debemos felicitar y reconocer y un grupo de prensa independiente que también se debe reconocer, toda andaba en pura impunidad porque ese Ministerio Público y ese Poder Judicial eran controlados por los Cuellos Blancos quienes eran cómplices de aquellos que estaban inmersos en la política que formaban parte de esas organizaciones criminales que no eran organizaciones políticas. Por estas razones y por todo lo que se ha visto, el electorado no confía en el sector político ni menos en los que se presentan como candidatos que les llegó la oportunidad para lucrar.

Por otro lado, la población ha podido darse cuenta que el aparato estatal que lo conforman el jefe de Estado, sus ministros y viceministros y altos funcionarios todavía son contralados por aquella clase heredera de la oligarquía incapaz que no pudo enfrentar conflictos armados que tuvimos en el pasado. El ejemplo claro fue cuando el canal de todos los peruanos, TV Perú anunció que el domingo 04 de abril emitiría en señal abierta la película La Revolución y la Tierra; sin embargo, ante los comentarios de algunos políticos y personajes vinculados a esa clase inepta tuvieron que postergarlo para después de las elecciones.

El temor no es que se quiera orientar el voto a favor de un candidato de izquierda; sino es que se sepa la realidad en que vivía una sociedad indígena a mediados del siglo XX: en un semi feudalismo y servidumbre totales. Esa oligarquía latifundista en complicidad con los políticos de la época sumieron al país en la desigualdad profunda que ahora se sigue padeciendo. Esta desigualdad no les gusta que se conozca a los políticos y a cierto sector social del Perú. Por esta razón el electorado no confía en la política y en los políticos que hoy se presentan como candidatos a la presidencia y al con al Congreso.

Es necesario que ese sector político, a cargo de sus dirigentes, se convierta, realmente, en clases políticas que tengan el fin de servir y no de enriquecerse a través de la corrupción. Del mismo modo, desde el Congreso surja una reforma real que tenga que ver con la participación en procesos electorales. Si no sucede esto vamos a seguir en la misma situación en que estamos.

De todos modos, a pesar de lo que viene sucediendo en relación de quién podría ser presidente en el Perú por cinco años, alta desconfianza del electorado hacía el sector político y los políticos, una pandemia en pleno apogeo en su segunda etapa y una tercera que de seguro nos dejará saldo social, vamos a tener que ir a votar. Alguien tendrá que ser presidente y depende de la decisión que tomemos los electores. No nos queda más que elegir bien.


Escrito por

El Moscón

De José Novoa Molocho. Periodista. Prof. Lengua y Literatura. Bloguer. Tres vicios: leer, escribir y contar historias


Publicado en